portada

portada

miércoles, 18 de octubre de 2017

FRANCISCO RIZI


      FRANCISCO RIZI fue un pintor español del barroco español, último de los once hijos de Antonio Ricci y Gabriela Guevara, que nació en Madrid en 1614 y falleció en San Lorenzo del Escorial en 1685, a la edad de 71 años, su padre vino a España por motivos de trabajo, concretamente para trabajar en la decoración del monasterio de el Escorial y por esa circunstancia su vida la hizo en España.

      Unos dicen que su formación empezó con su padre, pero otros relatan que debido a la gran ocupación que tenía no podía disponer de tiempo para esto, pues estaba inmerso en tareas ajenas a la pintura y por eso aprendió en el obrador del pintor del rey y tratadista Vicente Carducho, siendo uno de sus alumnos más destacados y llegando a ser pintor del rey en 1656.


Retrato ecuestre del rey Carlos II de España - Óleo sobre lienzo - 1679  

           Pintor de extraordinaria productividad e invención y lo demuestra los grandes lienzos de altar que pintó en elevado número, cuenta Antonio Palomino que jamás rectificaba una obras porque decía que de esa manera nunca terminaba, ademas aducía que tan importante era saber pintar como saber ganarse la comida.

           Pintó tanto al óleo como al fresco siguiendo a los boloñesas Agostino Mitelli y Angelo Michele Colonna y de las decoraciones arquitectónicas supo realizarlas con el mismo éxito las pinturas religiosas.

           Aparte de su trabajo en la corte estuvo especialmente ligado a la catedral de Toledo, trabajando allí en todo tipo de obras, pinturas en lienzo como al fresco, llegando a recibir el titulo de pintor de la catedral en el año 1653,

            En 1661 autorizaron su petición de asentarse el el propio Alcazar de Madrid, su estilo se basaba en una pincelada suelta y desenfadada, con mucha suntuosidad colorista, hasta lograr crear unos efectos  espectaculares con sus aperturas celestes, entre sus numerosas obras en el Prado cabe destacar " El expolio de Cristo " que como tenía unas excepcionales dimensiones, fue considerada en su tiempo como una de las piezas más importantes de la pintura madrileña.


El expolio de Cristo
 
        RIZI se distanció  por sentirse postergado y dolido se distancia d la corte, pero no dejará de trabajar en su pintura ni decaerá el volumen de su obra multiplicando sus trabajos fuera de Madrid como por ejemplo en Avila realizó el retablo del convento de San José y en Plasencia los retablos de la Capuchinas.

        Casi al final de recorrido como pintor, fue requerido por el Consejo de la Inquisión de dejar constancia documental del solemne Auto de fe celebrado en la Plaza Mayor de Madrid en el año 1683, actualmente en el Museo del Prado de Madrid, ésta obra es de gran interés testimonial e histórico.


Auto de fe en la Plaza Mayor de Madrid - 1683

         Antonio Ponz historiador ilustrado, además de pintor dijo ......

               " Se ve, a sí mismo, un Auto de fe de los que se hacían en la Plaza Mayor de Madrid, pintura de Francisco Rizi y  es digno de conservarse porque ninguno de los que viven han visto semejante espectáculo "

         En sus últimos años continúo trabajando para los jesuitas, parecía que había recuperado el favor real, viajaría al Escorial donde le sorprendió la muerte dejando solo bosuejado el lienzo de " La Adoración de la Sagrada Forma por Carlos III " que fue terminado finalmente por Claudio Coello.


La Adoración de la Sagrada forma por Carlos III - La que bosquejo Francisco Rizzi

        Tuvo como discípulos poco conocidos como Juan Valdemira y otros de los más destacados de pintores de la escuela madrileña de la segunda mitad de siglo como Diego Gonzalez de la Vega, también Claudio Coello que permaneció después de su aprendizaje muchos años en el taller de RIZI.



Retrato de un general de artillería - 1660 - Óleo sobre lienzo

Retrato ecuestre de la reina María Luis de Orleans - 1679 - Óleo sobre lienzo
Anunciación - 1665 - Óleo sobre lienzo
Virgen y niño con los Santos Felipe y Francisco - 1650 -Óleo sobre lienzo
La Adoración de los Reyes - 1870 - Óleo sobre lienzo
Santa Agueda - Óleo sobre lienzo
Inmaculada - 1651 - Óleo sobre lienzo
San Antonio Abad - Óleo sobre lienzo
La visitación - Óleo sobre lienzo
Profanación de un crucifijo - Óleo sobre lienzo







martes, 17 de octubre de 2017

JEAN-FRANÇOIS PORTAELS


 
JEAN FRANÇOIS PORTAELS 

      JEAN-FRANÇOIS PORTAEL es un pintor belga académico y orientalista que nace en Vilvoorde el 3 de abril de 1818 y fallece un 8 de febrero de 1895 en Schaerbeek a la edad de 77 años, proviene de una familia acomodada y toca diferentes temas como escenas  históricas, religiosas y retratista.


AUTORRETRATO

      Estudia en la Academia de Bruselas con François-Josep Navez, después para perfeccionarse acude a los cursos de Paul Delaroche en la ciudad de París y en 1842 consigue el Gran Premio de Roma.

      Entra a formar parte de la Escuela orientalista belga, hace un viaje al este después de París viajando a través de Italia, Grecia, Marruecos, Argelia, Egipto, Líbano y Judea, se trajo consigo una gran cantidad de diseños que le sirvieron para su obra a través del tiempo.


Mujer oriental - 1877

        Escribió Théophile Gautier........... " Su obra suele estar marcada por una gracia fácil, que tal vez usa en exceso " .   Su padrastro le cede un local que PORTAELS lo convierte en un taller gratuito al que acudirán artistas muy importantes, pasó un tiempo como director de la Academia de Bruselas dos años y posteriormente regresó a su taller.

        Fue un artista extremadamente prolífico y su alto lugar en la historia del arte belga contemporáneo se dede a su influencia como profesor sabio y clarividente, que guió a muchos pintores de nombre.

        En 1851 es galardonado con la " Orden del rey Leopoldo "



Hendrik Conscience - 1870
Sin titulo - 1860
Una Hija del Este - 1888
The Simoon, recuerdo de Siria - 1847
Las lilas blancas 
Una belleza oriental - 1877
Paul Déroulède - 1877
Thé au Jasmin
Joven marroquí con rosas   
Gitana - 1870 - Óleo sobre ienzo





martes, 10 de octubre de 2017

CORRADO GIAQUINTO


AUTORRETRATO


       Nacido en el norte de Bari, en Molfetta Italia, el 18 de febrero de 1703 CORRADO GIAQUINTO fue un pintor italiano de estilo rococó que viajó mucho labrándose una carrera internacional muy brillante, fallecería en Nápoles. Italia, en 1765 a la edad de 62 años.

        Su formación siendo niño empezó con un modesto pintor local llamado Saverio Porta, no obstante sus padres que quería que hiciera la carrera religiosa, definitivamente no lo lograron. Después desde 1719 a 1723 la continúo siendo alumno en el estudio de Francesco Solimena y de Sebastiano Conca.

        GUIAQUINTO continúo su carrera con las estancias en Nápoles, Roma entre 1723 a 1753, en Turín entre 1733 y 1735 y finalmente en Madrid 1753 y 1761, en ésta última etapa fue nombrado pintor de cámara, director general de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando e igualmente director artístico de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara.


Una hechicera - óleo sobre lienzo . 1750 a 1752

        GIAQUINTO fue un trabajador infatigable, no paró de dibujar y realizar bocetos, además como Primer Pintor de Cámara le correspondía supervisar la realización de cartones para los tapices de la Real Fabrica de Santa Bárbara de los que varios fueron de su invención, hay que tener en cuenta que bajo su dirección se hicieron series de tapices para adornar los palacios Real y del Pardo en Madrid.


Desnudo sentado sosteniendo una cruz - tiza de color


        Su estancia en España fue un triunfo de la pintura rococó en la corte y en la Academia , en definitiva la orientación de las artes estaban en sus manos, en 1762  solicitó al nuevo monarca Carlos III permiso para marchar a Nápoles, aludiendo a su mala salud pues tenía el brazo dolorido y torpe para pintar, a causa de la humedad de la cal que se utilizaba mucho en los frescos.


Fresco " España rinde homenaje a la religión y la Iglesia "


        Además también los motivos de que accediera Carlos III a tomar resolución de acceder a ésta petición del maestro fueron aparte de los físicos, fueron también artísticos igualmente, pues los gustos estéticos del monarca cambiaron a menos clasistas y a menos rococó e igualmente contribuyó  la llegada de un gran competidor que no era ni más ni menos que Antón Rafael Mengs.


Calo Broschi - 1752

         Al final se le concedió un permiso temporal para viajar a Nápoles en julio de 1762, lamentablemente ya no regresó pues falleció en 1762.

          El arte de GIAQUINTO constituye una carrera con un gusto compositivo y una gran sutileza de formas y colorido, de fmanera que hacen de él uno de los artistas más brillantes del rococó napolitano y romano.


La visitación - 1765
Alegorías de Justicia y Paz - Óleo sobre lienzo - 1754
Santa cara - Pintura sobre tela - 1754
Tobías y el Angel - Óleo sobre lienzo - 1740


Adoración de los Magos - Óleo sobre lienzo  - 1725

       
     
El Descendimiento -  Óleo sobre lienzo - 1754

El Sacrificio de Iphigenia -  öleo sobre lienzo - 1759/1760
Venus presenta armas a Aeneas - Óleo sobre lienzo 
El nacimiento del sol y el triunfo de Bacchus - öleo sobre lienzo  - 1762
Santa Margarita María Alacoque contemplando el Sabrado Corazón de Jesús - 1765







viernes, 6 de octubre de 2017

DOSSO DOSSI


     Pintor del renacimiento italiano que pertenecía a la Escuela de Ferrara y cuyo verdadero nombre era Giovanni di Viccoló de Luterio, pero es conocido como DOSSO DOSSI, nació en un pueblo llamado Giocanni del Dosso cerca de Mantua en 1490 y falleció en 1542 en Ferrar Italia a la edad de 52 años, a menudo trabajaba con su hermano menor Battista Dossi, que había trabajado con Raphael.


AUTORRETRATO

       Como es normal en éstos pintores no se sabe muy bien su formación, se cree que es posible que lo hiciera con Lorenzo  Costa o bién en Mantua que se sabe que fue en 1512.  Su estilo estuvo influenciado por la escuela veneciana principalmente por Giorgione y Titian, pintó muchos temas mitológicos y alegorías con una atmósfera más bien soñadora y con fuertes desarmonías de color, no se puede decir que su fuerte era el dibujo y en sus retratos los trazaba en posturas inusuales para las obra ordinarias de un tribunal.


Un hombre 
        En 1514 comenzaría tres décadas de servicio para los Duques Alfonso I y Ercole II d`Este. convirtiéndose de ésta manera en el artista principal de la corte, la verdad es las que produjo para éstas personas fueron muy efímeras, como decoraciones de muebles, sistemas de teatro.

           Con su paleta renovada de colores intensos y enérgicos sus personajes se llenas de detalles importantes y sutiles, realizados a través de densas masas cromáticas, que producen destellos de luz que brotan de las corazas y que se reflejan en el follaje, una de las características más reconocibles y personales de DOSSI.

            Realizó muchas obras alegóricas con sujeto mitológico, frescos y retratos, pero él se hizo popular por sus paisajes pastorales, en ellos se reflejan la influencia de los paisajistas venecianos, como Tiziano y Giorgione, ademas los dota de una luz mágica característica de él. Las pinturas alegóricas fueron definidas por DOSSI como " rotura ", se puede apreciar en el " Retrato de un guerrero " , con la mirada fija del guerrero utiliza la técnica de a rotura, presente en otros retratos de otros artistas como Leonardo da Vinci.


Retrato de un guerrero

          Con DOSSI se formaron muchos artistas en entre ellos Giovani Francesco Surchim Gabriele Capellini y Jacopo Pabicciato. A su muerte su taller siguió activo bajo la dirección de Battista Dossi, pero ya no era lo mismo pues derivó a una perdida de calidad y de estilo.


Apolo  - 1524

La Maga Circe y los animales - 1514 / 1516
Alegoría de Hércules - 1535
Melissa - 1507
Cesare Borgia - 1518 / 1520
Una dama 
Demócrito - Dosso Dossi y su hermana Battista Dossi - 1540
Adoración de los Magos -  1542
Virgen - 1525
San Coseme y San Damián - 1534 / 1542